domingo

Ellas, Noé, y proxima b

Si en estos momentos de mi vida me preguntasen por un divulgador científico que me gusta, no tendría pereza en indicar: Daniel Marín, El Canario :) 
Sigo su entorno desde hace años y me ayudó en unos cálculos para una historia de ciencia ficción que llamé : Ellas Y Noé, sobre la que voy a subir algunas muestras en breve.

Daniel, recientemente, ha subido una entrada sobre el sistema estelar Alpha Centauri y un presumible planeta rocoso alrededor de su estrella roja Proxima Centauri. Sí el planeta rocoso existiese estaría muy cerca de su estrella , y sí la distancia estuviera en la zona habitable , cosa posible, sería un candidato para albergar agua líquida, pero eso no significaría que tuviese vida. Astrofísicamente “habitable” debe entenderse como “potencialmente habitable”. No hay información suficiente. Daniel explica bien esta coyuntura en su entrada: 


Lo que sí sería proxima b es un planeta tipo ojo que recibiría las fulguraciones de rayos X que emite Proxima Centauri cada cuatrocientos y pico días. Pese a estos inconvenientes sigue pareciéndome un sistema estelar visitable a medio plazo. Esta noticia me anima a subir varias muestras de mi antiguo relato , pese a las exageraciones de los medios no especializados. Aunque proxima b sea una roca muerta, disfruto con la fantasía y con la imaginación. Flipo e, incluso, soy feliz. Gracias, querido tiempo de las cosas en el espacio de los sujetos.

Mientras iniciaba la escritura de este artículo Daniel acababa de ratificar , e incluso saludar, al planeta en cuestión. Proxima b existe. Y mientras termino este artículo, días después, Daniel ha realizado la aclaración de arriba. 

Qué me gusta esto de la astronomía, la astrofísica y , evidentemente, la astronaútica. Reconozco que este sistema estelar tan cercano llamado Alpha Centauri, del que la estrella Proxima Centauri y su planeta son familia, ha incitado muchos relatos de ciencia ficción o fantasía en muchos autores y autoras. Reconozco que el mío ha sido uno más, y me alegro por ello. Evidentemente, todo esto es, antes que nada, una cuestión emocional. La vía láctea parece tener millones de planetas, pero no sé cuantos de ellos pueden tener vida de verdad. Intuyo que muchos de ellos, pero aun no hay evidencias suficientes...
Un ejemplo sencillo: Aún no he leído que haya pruebas de vida en Marte, o no. Aunque hasta el momento es no. Y estoy escribiendo de vida bacteriológica, o de algún tipo, en un planeta que astrofísicamente está aquí al lado. Parece que detectar vida más allá de nuestro planeta es un asunto difícil.